Hace tan solo unos meses, el Minsa realizó una campaña de prevención contra enfermedades que causan inflamaciones oculares.

Precisamente, durante esta campaña se detectó un gran número de casos de síndrome de ojo seco, una de las afecciones que causa inflamaciones oculares.

Cabe mencionar que el uso excesivo del celular o la computadora, así como la población que tiene una actividad de lectura constante, también están en mayor riesgo de padecer inflamación en los ojos.

A continuación, te damos un análisis completo sobre los síntomas, causas y tratamientos adecuados según los tipos de inflamaciones oculares. Así, podrás detectar un problema a tiempo.

¿Qué son las inflamaciones oculares?

Las inflamaciones oculares son exceso de líquido en los tejidos o edemas que, normalmente, se quitarán con las horas o los días.

Por lo general, la mayoría de las personas no prestan atención a las inflamaciones oculares, pero es necesario acudir al médico para saber la causa y descartar un problema grave de salud ocular.

Detectar a tiempo problemas en los ojos ayuda a retrasar el envejecimiento natural de estos, por lo que, mantienes una visión sana por muchos años, incluso en la vejez.

Síntomas de una inflamación ocular

La hinchazón es un signo de que algo no anda bien con tus ojos. Pero, puede tratarse de una inflamación ocular interna, por lo que hay que considerar otros signos o síntomas:

  • Enrojecimiento.
  • Orzuelos o forúnculos.
  • Sensibilidad a la luz
  • Dolor o ardor en los ojos.

¿Qué causa una inflamación ocular?

Hay varias posibles causas de una inflamación en los ojos, entre las cuales están:

  • Alergias.
  • Estrés
  • Infecciones
  • Traumatismos.

Ahora bien, también existen enfermedades que producen inflamaciones e infecciones oculares, por lo que hay que estar atento no solo a los síntomas que tienes, sino también qué patologías encajan en tu situación.

Uveítis

La uveítis implica un conjunto de síntomas de inflamación ocular que afecta la capa media de nuestros ojos, conocida como úvea.

Cabe señalar que la úvea se compone por el iris en su parte anterior, seguida del cuerpo ciliar.

Luego, tenemos las capas internas del ojo, que son la retina y la esclerótica.

Establecer estas definiciones es importante, pues hay varios tipos de uveítis según donde se localiza la inflamación.

  • Uveítis anterior: la inflamación está en el cuerpo ciliar o en el iris.
  • Uveítis intermedia: se inflama el humor vítreo. Este tipo de inflamación intraocular se le conoce como vitritis.
  • Uveítis posterior: se hinchan las capas posteriores, es decir, la retina, la coroides y los vasos sanguíneos.
  • Panuveítis: la inflamación de la órbita ocular es completa (anterior y posterior).

Escleritis

La escleritis es un síntoma común en algunas enfermedades autoinmunes y es causante de pérdida de visión.

Esta enfermedad no solo produce enrojecimiento de la esclera, sino también la inflamación.

Si no es tratada a tiempo esta hinchazón y enrojecimiento, las consecuencias pueden ser irreversibles o necesitar de cirugía para reparar la estructura ocular.

Queratitis

Si hay una inflamación de la córnea, entonces hablamos de una queratitis.

En el caso de que esta inflamación se produzca por exposición a la luz ultravioleta, se le conoce como fotoqueratitis y es como una quemadura de la piel cuando vas a la playa, pero en los ojos.

Hay que tener mucho cuidado con la inflamación de las córneas, pues si el daño es grave ocasionará dolor, visión borrosa, enrojecimiento e incluso, ceguera.

Blefaritis

Se conoce como blefaritis a la inflamación de los párpados, por lo general ocasionada por una infección bacteriana.

El tratamiento de la blefaritis es una limpieza profunda y constante del borde palpebral. No hay de qué preocuparse, pues esta infección siempre es benigna.

Conjuntivitis

Casi todo el mundo ha sufrido de una inflamación de conjuntiva ocular, por lo menos una vez en su vida.

Hay tres tipos de conjuntivitis: alérgica, viral y bacteriana. Los síntomas de la conjuntivitis, además de la inflamación, son enrojecimiento, ojos llorosos y picazón.

El tratamiento para la conjuntivitis dependerá de su origen. Si es bacteriana, se necesitan antibióticos, mientras que si es alérgica se receta un antialérgico.

Las inflamaciones de conjuntivitis virales pasan solas, no obstante, como es bastante contagiosa, hay que mantener un régimen de higiene y limpieza estricto, así como el uso de gotas oculares para el dolor, inflamación o secreción.

Alergia ocular

Cuando es una alergia lo que padeces, es normal que tengas los ojos inflamados y rojos.

El sistema inmunológico responde a las sustancias extrañas, por lo que los ojos segregan mediadores químicos que los protegen y así se produce una inflamación del globo ocular por alergia.

Por ejemplo, al producir histamina, los vasos sanguíneos se dilatan, haciendo que los ojos se hinchen, sientas picazón y haya enrojecimiento.

Si las inflamaciones oculares son por una alergia, son útiles los antialérgicos. Sin embargo, para determinar qué es lo que te dio alergia y protegerte de un nuevo episodio, lo mejor es que acudas a una consulta médica.

Edema corneal

La córnea se puede inflamar por varias razones. Algunas causas son una lesión, efectos secundarios de una cirugía, una infección o a consecuencia de enfermedades oculares.

Es importante prestar atención a la presencia de una inflamación en la córnea, debido a que esta se encarga de enfocar y transmitir la luz que atraviesa el ojo. Así que, si hay algún daño en la córnea, tu visión se verá comprometida.

¿Cuándo acudir al médico?

Si es inflamación ocular por estrés, puedes colocarte compresas o bolsas de té frías en los ojos para que la inflamación baje y el problema se solucione.

Ahora bien, lo mejor es que acudas a un oftalmólogo para una revisión completa para determinar la causa de las inflamaciones oculares, sobre todo cuando vienen acompañadas de otros síntomas.

El especialista indica los exámenes oportunos para determinar si la inflamación puede reducirse sola o si necesita de un tratamiento.

Además, se encarga de dar un diagnóstico oportuno de enfermedades que comprometan tu salud ocular.

¿Cómo prevenir inflamaciones en los ojos?

A continuación, te daremos algunas recomendaciones para tu bienestar ocular:

  • Dormir lo suficiente: este es uno de los mejores consejos que te podemos dar para evitar la inflamación ocular cuando esta se produce por estrés, cansancio o ansiedad.
  • Hidratación: es importante para reducir el exceso de líquido acumulado en tu cuerpo. Así que el uso de cremas de contornos de ojos ayuda a evitar la inflamación.
  • Alimentación saludable: recuerda que tu alimentación debe ser baja en sal y alta en potasio, ideal para prevenir todo tipo de inflamaciones oculares.

Ahora bien, si aún siguiendo estos consejos no baja la inflamación, lo mejor es solicitar una consulta oftalmológica en Clínica de Ojos OftalmoSalud para que nuestros especialistas te hagan una valoración y procedan con el tratamiento adecuado en tu caso. ¡Te esperamos!

Noticias Relacionadas

Post Anterior

Abrasiones corneales: por qué se originan y cómo tratarlas

Post Siguiente

Revolución en Cirugías Refractivas: Conoce la Tecnología LASIK de Femtosegundo

Iniciar chat
1
¡Reserva tu Cita 💬 !
Hola 😊 bienvenido(a) a la Clínica Oftalmosalud!
Por favor, indícanos tus datos para poder ayudarte:

- Nombre y Apellidos Completos
- Dni
- Correo electrónico
- ¿Cómo podemos ayudarte?